El culito milagroso del bebé: todo lo que debes saber sobre la dermatitis del pañal

Wunder Po beim Baby: Alles, was du zu Windeldermatitis wissen musst

El culito irritado, también llamado dermatitis del pañal, no es infrecuente en bebés y niños pequeños. ¿Sabías que aproximadamente 2/3 de los recién nacidos la padecen? Suele ser un problema recurrente que puede tener diferentes causas. Por eso, tratar el culito irritado puede ser todo un reto. Queremos aportar claridad sobre este tema y hemos recopilado en esta guía toda la información y consejos importantes sobre el tratamiento del culito irritado.

 

¿Cómo reconozco un culito irritado o una dermatitis del pañal en un bebé?

La dermatitis del pañal es una inflamación de la piel del bebé. Se reconoce cuando la piel de la zona del pañal se enrojece en una zona extensa o se forma una erupción en la piel. A menudo, la dermatitis del pañal empieza siendo pequeña e inofensiva, pero si se trata demasiado tarde o de forma incorrecta, puede extenderse a toda la zona del pañal y, en raras ocasiones, más allá. Además del enrojecimiento, pueden aparecer pequeñas ampollas o granos. En algunos casos, las heces tienen un olor agrio. En casos muy avanzados de dermatitis del pañal, también aparecen llagas abiertas y desgarros en la piel del culito, que pueden tender a sangrar.


Por último, pero no por ello menos importante, esto significa cambios de pañal a menudo dolorosos para tu pequeño, ya que los desagradables síntomas pueden ser mucho escozor o picor. Los problemas de sueño, el llanto frecuente y una sensación general de malestar también son posibles síntomas. Por lo tanto, el problema debe tratarse lo antes posible para aliviar el dolor de tu bebé y no provocar una pérdida de confianza persistente entre los dos. Al fin y al cabo, el cuidado del bebé también tiene que ver siempre con la intimidad.

 

¿Cuál es la diferencia entre la dermatitis del pañal y la candidiasis del pañal?

La dermatitis del pañal no debe confundirse con la dermatitis del pañal. Mientras que la dermatitis del pañal es una inflamación de la piel del bebé, la candidiasis del pañal es un hongo cutáneo. Está causada por Candida albicans, un hongo contagioso, y debe tratarse con cremas antifúngicas. En cambio, la dermatitis del pañal no es contagiosa. Puedes reconocer un hongo en la zona del pañal por unas erupciones muy definidas, de color rojo brillante, con pequeñas pústulas o escamas. En el borde de la erupción, la piel suele formar un anillo blanquecino y escamoso.


Es importante saber que una cosa no excluye la otra. Por tanto, la dermatitis del pañal y la dermatitis del pañal también pueden darse juntas. Si la dermatitis del pañal no se trata adecuadamente o no se cura, el riesgo de candidiasis del pañal es mayor, ya que las bacterias y los hongos levaduriformes tienen más fácil la entrada a través de la piel dolorida y agrietada. Además, a este tipo de gérmenes les gusta instalarse en el clima cálido y húmedo del pañal. Ambas afecciones requieren enfoques de tratamiento diferentes, por lo que es sumamente importante un diagnóstico correcto. En caso de duda, consulta a un profesional de confianza para no correr el riesgo de que la afección empeore. Tu pediatra puede darte un diagnóstico preciso tomando una muestra de piel.

 

Las diferencias entre la dermatitis del pañal y la dermatitis del pañal de un vistazo:

Dermatitis del pañal Candidiasis del pañal
Inflamación de la piel causada por bacterias o gérmenes Infección por levaduras (Candida albicans)
No contagiosa Contagiosa
Gran dermatitis del pañal con enrojecimiento, posiblemente desgarros cutáneos y zonas abiertas que sangran. Además de la dermatitis del pañal, erupciones muy definidas, de color rojo vivo, con pústulas, a menudo con un borde blanquecino y escamoso en el borde.
Tratamiento con cremas protectoras de heridas, pomadas, etc. Tratamiento con pomadas antimicóticas especiales

 

Causas de las llagas en el culito de los bebés

Las causas de las llagas en los bebés pueden ser múltiples. Sin embargo, las razones más comunes son:

 

  1. Demasiado contacto de la piel con la orina y las heces del pañal.

Esto favorece un clima húmedo en el pañal. El encharcamiento hace que la piel se hinche, haciéndola más permeable a bacterias y agentes patógenos. Así, las bacterias excretadas con las heces pueden penetrar más fácilmente en la piel y provocar irritaciones e inflamaciones cutáneas. El amoníaco, que se libera al descomponerse la orina, también puede favorecer las irritaciones de las nalgas. El amoníaco altera el pH de la piel, debilitando aún más la barrera cutánea y reduciendo el mecanismo natural de defensa. Cuanto más tiempo se expone la piel a estos factores, más pierde su capacidad para autorregularse y protegerse de los irritantes. ¿Cuál es el resultado? La parte inferior se resiente y provoca picor, quemazón o dolor, entre otras cosas.
Por cierto: la piel de los recién nacidos es 5 veces más fina que la de los adultos y, por tanto, tanto más dependiente de una buena protección.

  1. Ingredientes sintéticos en los productos de puericultura.

La piel delicada necesita cuidados delicados.Especialmente en el primer año de vida, el manto ácido de la piel del bebé aún no está bien desarrollado, por lo que es muy importante cuidarla con la mayor delicadeza posible para no estresarla innecesariamente. Especialmente si tu bebé tiene el culito irritado, los cuidados naturales, sin alérgenos, sustancias nocivas ni perfumes, son los más adecuados para no estresar aún más su piel ya irritada. Evita los lavados frecuentes con jabón, la aplicación excesiva de lociones y, si es necesario, revisa el detergente.


En raras ocasiones, algunos niños son alérgicos a los materiales utilizados en los pañales desechables.Si utilizas pañales desechables, vale la pena que pruebes los pañales de tela.La ventaja de los pañales de tela es que son más transpirables que los pañales desechables, lo que ayuda a evitar los encharcamientos.Esto reduce el clima caluroso y húmedo de los pañales y el riesgo de llagas en el culito.Pruébalo y descubre qué funciona mejor para tu bebé (y para tu día a día).

 

  1. Pañales o ropa demasiado ajustados.

Los pañales o la ropa demasiado ajustados también pueden irritar la piel porque crean fricción en la piel y la rozan.Esto facilita la entrada de bacterias y también puede provocar irritaciones cutáneas.Además, los pañales ajustados reducen la circulación del aire y favorecen un clima húmedo en el pañal.

 

  1. Cambios en la dieta, intolerancias alimentarias, alergias y determinados alimentos

Sobre todo al principio de la alimentación complementaria, las irritaciones en el culito pueden ser más frecuentes porque el aparato digestivo aún tiene que adaptarse a los nuevos alimentos.Esto incluye alimentos muy ácidos como los cítricos, las fresas, la piña, el kiwi y los tomates.Pueden contribuir a que la orina sea más ácida de lo habitual e irritar así la delicada piel del bebé al mojar.Las especias picantes también pueden contribuir a que le duelan las nalgas.Sin embargo, con el tiempo, el tracto digestivo del bebé se adaptará, por lo que no es necesariamente aconsejable evitar permanentemente estos alimentos. La cantidad es crucial. En pequeñas porciones, los alimentos mencionados no suelen provocar problemas.

Además, cada bebé es diferente. Algunos son más sensibles a ciertos alimentos que otros.Es cuestión de prueba y error.  Si, por ejemplo, tu bebé tiene diarrea además de dolor de culito, puedes omitir ciertos alimentos de vez en cuando y comprobar si mejora. Es importante no probar demasiadas cosas a la vez, sino siempre por partes, pues de lo contrario será difícil comprender de dónde proceden los efectos. Pregunte a su familia si conoce algún tipo de alergia.

 

  1. Infecciones fúngicas o bacterianas

Las infecciones fúngicas o bacterianas en el intestino también pueden causar dolor de nalgas, ya que favorecen la diarrea y debilitan el sistema inmunitario.Si se trata de un problema frecuente, una muestra de heces tomada por un médico puede aclararlo.Los hongos suelen aparecer tras un tratamiento con antibióticos.

 

  1. Echar los dientes

Cuando a tu bebé le empiezan a salir los dientes, todo su organismo es más susceptible a las infecciones porque la protección del nido empieza a debilitarse. La protección del nido es una defensa inmunitaria temporal que el bebé recibe directamente de la madre a través del cordón umbilical. Los anticuerpos de la madre se transfieren al bebé y le ayudan a protegerse de los agentes patógenos. Esta protección es más fuerte en los dos o tres primeros meses de vida y empieza a debilitarse a partir de los seis meses. Como consecuencia, son más frecuentes la fiebre, la diarrea y el estrés físico. Todos estos factores aumentan el riesgo de dolor de nalgas.

 

Tratamiento de las nalgas doloridas

Los primeros auxilios para las nalgas irritadas incluyen medidas higiénicas estrictas. El contacto excesivo de la piel con la orina y las heces es la causa más frecuente de irritación cutánea en la zona del pañal. Cambia el pañal con la mayor frecuencia posible, preferiblemente después de cada deposición. De este modo, ya estás eliminando un importante factor de irritación de la delicada piel.

También es importante limpiar a fondo la zona del pañal. Debe ser lo más suave y delicada posible para la piel. Lo mejor son las toallitas húmedas suaves (sin alcohol ni perfume) o el agua y los discos de algodón. Los aceites naturales también ofrecen una limpieza suave, ya que no queman ni agreden la piel. El aceite de almendras ha demostrado ser especialmente eficaz en el cuidado del bebé porque es muy suave y bien tolerado por su piel. Al mismo tiempo, refuerza la barrera cutánea y alivia rojeces, erupciones y picores. Los productos de pH neutro también son ideales porque no alteran el equilibrio natural del pH de la piel. Evita frotar la piel y da suaves palmaditas para limpiarla. Asegúrate de secar después la zona del pañal con cuidado para evitar que se humedezca innecesariamente.

El clima cálido y húmedo del pañal también favorece la inflamación de la piel. Por eso, deja que tu bebé juegue sin pañal siempre que sea posible. Cuanto más aire y luz haya, más rápido se curará la zona irritada del pañal. Esto se debe a que el daño cutáneo causado por la piel húmeda es más grave que el causado por la piel seca. Por lo tanto, debes mantener la zona del pañal lo más seca posible y evitar cualquier exceso de humedad. Con estos sencillos pasos, puedes crear las condiciones óptimas para que un culito dolorido se cure rápidamente.

Además de la higiene y el aire, es muy importante reconstruir la barrera cutánea debilitada y favorecer aún más la cicatrización. Para ello es conveniente utilizar un producto protector de heridas. Hoy en día existe una amplia gama de opciones. Es fácil perder la cuenta de todas ellas. ¿Qué es lo que realmente ayuda?

Muchos juran por las cremas protectoras de heridas con pantenol o dexpantenol, que favorecen la regeneración de la piel y la protegen de agentes infecciosos. También son populares las pomadas de zinc. Tienen un efecto antiinflamatorio y secante, que puede contribuir a la rápida cicatrización de las heridas, especialmente en el caso de heridas exudativas. Sin embargo, como la pomada de zinc reseca la piel, no es adecuada para un uso prolongado. Al utilizar cremas y pomadas, es importante que no se apliquen demasiado espesas para que la piel pueda seguir respirando. Además, el uso constante de cremas puede hacer que la propia piel no tenga nunca la oportunidad de regularse y protegerse. Por ello, los ingredientes y aceites naturales son una buena alternativa para favorecer la cicatrización sin interferir en el proceso de autorregulación de la piel. La lana cicatrizante también goza de popularidad. La lana cicatrizante es una lana natural de oveja llena de lanolina que tiene un efecto antiinflamatorio, nutritivo y calmante sobre la piel irritada.

¿Y qué pasa con los polvos de talco? Los polvos de talco solían ser la panacea para el culito de cualquier bebé. Pero, contrariamente a la vieja "costumbre", sólo es adecuado para tratar las irritaciones del culito. El talco retiene la humedad, pero al mismo tiempo forma grumos en la piel. Éstos causan fricción en la piel y la tensan aún más. Además, muchos polvos de talco contienen perfumes, que también pueden irritar la piel sensible.


También hay muchos remedios caseros que pueden aliviar el dolor de culito. Por ejemplo, puedes poner té negro frío sobre la piel a modo de cataplasma. Los baños de asiento cortos o los baños medicinales con té negro o manzanilla también pueden contribuir a la curación. Los taninos del té negro tienen un efecto antibacteriano y desinfectante sobre la piel irritada. Unas gotas de leche materna también ayudan y pueden aplicarse sobre el culito irritado del bebé.

Normalmente no es necesario tomar medicamentos para tratar la dermatitis del pañal normal. En caso de duda, consulta a un médico o farmacéutico. Si la dermatitis del pañal ya está muy avanzada, es necesario tomar medidas especiales, también para excluir la candidiasis del pañal. En definitiva, es importante que elijas un método que te resulte fácil de aplicar en el día a día y que sea lo más suave e indoloro posible para tu bebé. Éstas son algunas de las razones que nos han llevado a desarrollar las toallitas mágicas Milli. Millis ayudan a contrarrestar las irritaciones del culito de forma natural. Estas prácticas toallitas alivian la irritación de la piel en la zona del pañal, protegen la piel de las irritaciones y son el compañero ideal para el día a día gracias a su fácil aplicación. Más información sobre Millis aquí.

 

¿Con qué frecuencia debo cambiar los pañales si tengo las nalgas irritadas?

Si tienes el culito irritado, debes cambiar el pañal con más frecuencia de lo habitual. Una buena pauta es cambiar el pañal al menos 8 veces al día, lo que corresponde a cada 3 horas. En general, el pañal debe cambiarse lo antes posible después de defecar. Procura no cerrarlo demasiado para que el aire circule mejor (deja aproximadamente un dedo de ancho entre el vientre y el pañal).

 

¿Cuánto tarda en curarse la dermatitis del pañal?

Por lo general, la dermatitis del pañal leve se cura rápidamente en pocos días si se trata adecuadamente. Para ello, evita en la medida de lo posible los posibles factores de riesgo, mantén la zona del pañal lo más seca posible, utiliza sólo productos suaves y usa un producto protector de heridas que favorezca la cicatrización.

 

¿Cuándo debo ir al médico?

Si el dolor de nalgas no desaparece al cabo de unos días, o incluso empeora, acuda al médico. Si tienes pus o sangre en el culito, escamas, pústulas o fiebre, debes acudir al médico inmediatamente.

 

¿Cómo puedo prevenir la dermatitis del pañal?

Hay algunas medidas sencillas que puedes tomar para prevenir la dermatitis del pañal.  En primer lugar, es importante cambiar el pañal con la mayor frecuencia posible y mantener la piel seca. Prueba distintos tipos de pañales si es necesario. Los pañales transpirables pueden ayudar a evitar la humedad innecesaria, pero cambiar de pañal de vez en cuando también es bueno para la piel del bebé. Limpia la zona con productos suaves, como agua o aceite de almendras, y evita utilizar productos que contengan alcohol o perfume para no estresar más la piel. Utiliza un protector de heridas suave de tu elección para evitar que le duelan las nalgas. Como la alimentación también desempeña un papel importante y puede contribuir indirectamente a las irritaciones del culito, es conveniente comprobar si tu hijo tiene ciertas intolerancias. Sobre todo al principio de la alimentación complementaria y cuando al bebé le empiezan a salir los dientes, las irritaciones de culito pueden ser más frecuentes. Hay que tener un poco de paciencia.

 

Conclusión

El culito irritado, también conocido como dermatitis del pañal, es una erupción de gran extensión y enrojecimiento en la zona del pañal. Los síntomas son muy molestos para el bebé y pueden provocar ardor, picor y dolor en la zona del pañal. La dermatitis del pañal no debe confundirse con la candidiasis del pañal, que está causada por un hongo en forma de levadura y es contagiosa. Por lo general, las irritaciones del culito se curan rápidamente en pocos días si se tratan adecuadamente y no requieren ninguna medicación especial. Dado que existen muchas causas posibles, el tratamiento puede ser complicado. Sin embargo, el culito irritado y la dermatitis del pañal pueden tratarse y prevenirse con cambios frecuentes de pañal, una limpieza suave, un producto fiable de protección de heridas y, si es necesario, una revisión de la dieta. En algunas etapas, las irritaciones pueden aparecer con más frecuencia, por ejemplo cuando al bebé le están saliendo los dientes o cuando empieza a tomar alimentos complementarios. Lo mejor es tener paciencia y actuar ante los primeros síntomas, como el enrojecimiento de la piel. Así evitarás un brote peor y podrás volver a disfrutar antes del tiempo que pasáis juntos.

Regresar al blog

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.